Buscar
  • Paloma Sánchez Álvarez

PILARES DE LA RELACIÓN DE PAREJA


Desde la perspectiva de las Constelaciones Familiares la relación de pareja se apoya en los siguientes elementos:

- AMOR

El amor es la actitud que nos permite agradecer incondicionalmente al otro tal y como es.

El primer contacto con el amor se da a través de los padres. Se aprende a amar gracias al amor paterno.

El amor en la pareja pasa por tres fases:

1º enamoramiento: fase en la que vemos a la pareja como el ideal de hombre o de mujer que tenemos; es una fase infantil, condicionada por nuestro pensamiento inmaduro respecto a lo que es una relación de pareja, es el amor idílico de los cuentos de hadas. Vivimos en un sueño.

Esta fase surge de la necesidad de compensar o sanar por parte de ambos sistemas familiares y como proyección de nuestra madre ideal.

2º te quiero: es cuando empezamos a bajar de la nube y nos quitamos "las gafas de color rosa"; empezamos a reconocer las virtudes y defectos de nuestra pareja; por primera vez "le vemos" y "decidimos voluntaria y mentalmente" seguir adelante con la relación.

Es la fase en la que se empieza a entrever el amor adulto.

Se observa un matiz mental o de voluntad; una decisión que supone "esfuerzo", todavía hay una escisión entre el otro y yo.

3º te amo: cuando ya hemos reconocido al otro, cuando decidimos conscientemente compartir la vida con él, cuando vemos quién es y quién no es, cuando elegimos seguir caminando juntos sin condiciones, sabiendo que el otro es nuestro apoyo y nosotros somos el suyo, cuando en una sola mirada se evocan las imágenes del camino recorrido juntos.

En esta última fase se asienta un amor adulto.

Aparece una fuerza mayor que trasciende la voluntad individual, es aquí donde siento la energía de ese "algo más grande" que nos guía a la aceptación de nuestro YO a través del otro y a la aceptación del OTRO a través de nuestro yo, aquí se da la unicidad.

- DAR Y RECIBIR

Cuando damos estamos devolviendo el pago por algo que hemos recibido.

Cuando recibimos entramos en deuda por lo recibido.

Los miembros de una pareja tienen los mismos derechos y obligaciones.

Este punto es fundamental como base para la armonía de la pareja y el sentirnos como iguales. Si no se equilibra esta relación aparecen las tensiones que, a su vez, permiten el avance tanto de la pareja como de la persona en su individualidad.

- SEXUALIDAD

La pareja se apoya en la atracción sexual. Es la fuerza de la vida.

Las relaciones gestadas en otro tipo de motivación como la economía, el tener un hijo… la conveniencia… carecen de fuerza. Eso no quiere decir que no se puedan mantener en el tiempo.

Es evidente que hay siempre una evolución en la expresión sexual de la pareja. Hay momentos más activos que otros.

Como manifestación de la vida y creadora de ella, la sexualidad evoluciona al ritmo de los distintos momentos y conflictos que se dan a lo largo de una relación de pareja.

- LA INTIMIDAD

Sólo cuando una persona prioriza en la vida a su pareja por encima de los padres se desarrolla el espacio entre la pareja en la que cada uno renuncia al sistema familiar conocido a lo largo de la vida para crear un nuevo sistema con el que poder devolver aquello que se recibió.

Tomar a los padres dejando su destino con ellos y estar en su propia vida es necesario para poder decir: "ahora él/ella es mejor que vosotros para mí".

- LA CONVIVENCIA

En la vida diaria, en el caminar juntos se muestran todas las fidelidades y desórdenes.

La renuncia a aquello que ya no nos es útil porque pertenece a un sistema anterior, la distribución de un nuevo orden y un respeto son testadas día a día para poder evolucionar y contribuir a la sanación o compensación de los sistemas de origen.

La pareja es siempre el resultado de la fusión de la energía femenina y de la masculina, independientemente de la relación homosexual (aunque ésta fundamenta su fuerza en la unión de dos individualidades diferentes). Todos somos el resultado de esa fusión.

Es fácil de observar cómo en muchos casos las circunstancias que atraviesan determinadas parejas son especialmente duras y, a pesar de eso, siguen adelante.

En estos casos la pareja es el medio de compensar y liberar nudos sistémicos que han de ser desatados por el encuentro único entre esas dos personas. Esto es lo que se denomina en constelaciones como "la comunidad de destino".

30 vistas
CONTACTA CONMIGO
    ¡ES TU DECISIÓN!    

Gracias por tu presencia en mi web.

Si deseas contactar conmigo para ampliar cualquier información tienes estas dos vías:

       (+34) 675 60 62 16

             

       info@palomasanchezalvarez.es

  • Red NCF
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram

© 2018 Paloma Sánchez Álvarez