Desde muy pequeña viví situaciones que determinaron mi interés hacia la ayuda y desarrollo espiritual. Surgió en mí una especial necesidad de búsqueda de la verdad y de la sanación como proceso de crecimiento y evolución. 

 

Todos experimentamos acontecimientos que marcan nuestras vidas, en mi caso una familia desestructurada,  la atención por parte de profesionales de la medicina convencional a una temprana edad y los contactos con sanadores reconocidos en mi entorno social, sin yo darme cuenta, fueron forjando en mí la inquietud de mejorar la calidad de vida en las personas.

Debido a mi natural capacidad de observación,  me fui dando cuenta de que la mayor parte de las veces las enfermedades, tanto a nivel psicológico como físico, son el producto de la repetición de esquemas mentales y conductuales adoptados como “normales” en nuestra dinámica de vida. Al cuestionarnos su validez práctica tomamos conciencia de que lo que hasta ayer nos fue útil hoy ya no nos vale y prolongar su permanencia no hace más que estancarnos y provocar una serie de consecuencias negativas que nos impiden el avance.

Me licencié en  Psicología para tranquilizar mi inquietud de ayudar a los otros. Sentía una auténtica gratitud por todas las personas que se dedicaban a explorar los límites tan difusos entre la normalidad y la enfermedad mental. Con el tiempo, me di cuenta de que el camino para ayudar a los otros era ayudarme a mí misma.

Realicé un curso de Nutrición y Dietética al ser consciente de la importancia del equilibrio entre mente y cuerpo para el pleno desarrollo de las capacidades de la persona. 

 

En mi búsqueda de la trascendencia y  de la verdad, de quiénes somos y de dónde venimos, topé en mi camino con el mundo de las energías.

Escuché hablar del Reiki y allá que fui. Redescubrí un mundo que había permanecido en un segundo plano en mi vida, pero que evidentemente está presente en cada lugar, en cada persona, en cada situación que experimentamos. 

 

Poco después recibí un curso de Coaching Transpersonal con el que me sentí totalmente identificada y que supuso un afianzamiento en mis conocimientos y en mis metas.

Realicé varios cursos más a nivel energético: Sanación Pránica Básica y Avanzada y Alquimia Energética. Vivencie en mi propio cuerpo la repercusión de los campos energéticos. Por primera vez, desarrollé la capacidad de soltar y liberar energías densas y negativas.

Estos métodos curativos me permitieron adquirir recursos para mi propia sanación y la sanación de otros.

 

Recibí formación sobre los canales energéticos que podemos activar a través del pabellón auditivo, Auriculoterapia. Este tratamiento es especialmente efectivo con clientes que tienen una clara intención de adelgazar y de dejar de fumar. También son muy llamativos sus resultados como herramienta para mitigar y erradicar dolores crónicos.

 

Y "como el universo conspira para nuestra felicidad", a través  de un canal inesperado descubrí la terapia de las Constelaciones Familiares.

Realicé el curso de Facilitadora en Constelaciones y, hasta el día de hoy, sigo con la formación continuada, lo que me permite ejercer esta terapia desde una visión más profunda y extensa que hace que mi vida fluya en consonancia con todo tal y como es.

Las constelaciones han supuesto un antes y un después en mi familia, en mi trabajo, en mi entorno… en definitiva, en mi vida. Las tomas de conciencia y los resultados que se perciben son los más llamativos y rápidos que he podido experimentar. Son más que una herramienta de crecimiento y sanación, hoy los principios en los que se fundamentan, se han convertido en mi filosofía de vida.

Otro gran descubrimiento fue la Hipnosis, como Especialista en Hipnosis Clínica he confirmado que muchos trastornos de ansiedad, estrés, falta de autoestima e incluso el dolor crónico pueden ser sanados profundizando a nivel inconsciente llegando a la raíz del problema e instaurando nuevas pautas de pensamiento.

Después de todo este transitar siento que el ser humano tiene una amplitud muy extensa y ha de ser contemplado como un TODO, como un SISTEMA especialmente dotado de capacidades más profundas que las aparentemente reconocidas. A lo largo de todo este bagaje y proceso de crecimiento sé que mi misión en la vida es guiar y acompañar a las personas en su camino de alcanzar su Paz.

Sigo en búsqueda constante, agradecida a todos los maestros reconocidos y no reconocidos como tales por compartir conmigo sus descubrimientos y experiencias personales en este maravilloso viaje hacia la sanación de uno mismo.

Mi camino...