Las Constelaciones Familiares son una herramienta de desarrollo personal que ofrece la posibilidad de comprender y liberar aquellos patrones de comportamiento que provocan sufrimiento y bloqueo en nuestra vida e impiden la realización de la persona.

Fueron desarrolladas por Bert Hellinger, quién a través del estudio de distintas corrientes filosóficas y psicológicas llega al descubrimiento de la existencia de unos vínculos inconscientes al pasado familiar que subyacen a todo comportamiento humano.

Estos lazos invisibles con el pasado condicionan nuestros sentimientos, pensamientos y  comportamientos.

Nuestra realización personal, profesional, enfermedades, parejas, hijos, economía y relaciones personales muestran los vínculos con nuestros ancestros que piden ser sanados con el fin de la supervivencia y entrega de todo el sistema familiar a la vida.

Todos los miembros de una familia, a lo largo de generaciones, comparten un “campo morfogenético”. Esto es, un conjunto de sentimientos, creencias y guiones de vida que van a ser repetidos por generaciones con objeto de mostrar las transgresiones de los llamados “Ordenes del Amor”.

La exclusión de algún miembro familiar, la alteración del orden generacional y la incapacidad de asumir la responsabilidad por un daño van a mostrarse en nuestra vida y la de los descendientes para que se restablezca el equilibrio del sistema.

El amor incondicional es el que guía todos los procesos de la vida y el respeto a esos órdenes del amor transforma las limitaciones cotidianas dotando de un gran apoyo y fuerza a aquel que interviene en su consolidación.

Cada uno de nosotros somos el resultado de nuestro pasado. Al tomar conciencia del mismo, dejando atrás lo que nos limita (fidelidades inconscientes) y  aceptando con agradecimiento nuestra vida, nos liberamos del victimismo asumiendo nuestra responsabilidad adulta para reescribir nuestro presente y nuestro futuro.

¿Cómo se desarrolla una constelación?

  • A partir de una corta meditación la persona se centra y concreta el tema que quiere trabajar.

  • El constelador puede hacerle alguna pregunta.

  • Se puede constelar en grupo o individualmente, presencialmente o a distancia..

La persona elige intuitivamente a los representantes de su sistema familiar que indica el facilitador y que son relevantes para el problema que quiere sanar. Esos representantes se empiezan a mover por la sala desde su sentir, guiados por una energía mayor y ponen de manifiesto la dinámica oculta que está provocando el problema.

Guiados por el constelador, los implicados en el desorden tratado poco a poco van llegando a una situación de equilibrio que trasciende más allá del grupo de personas que participa. Se genera un movimiento energético que prosigue en la vida de los representados sin la necesidad de ser informados.

Siempre se garantiza la actitud de respeto hacia la intimidad de los participantes, partiendo de la premisa de que todos somos uno y  nos vemos influidos, por el hecho de participar, en nuestra propia sanación.

Los cambios profundos que se manifiestan llegan a ser en ocasiones espectaculares e inmediatos.

La evolución puede proseguir a lo largo de varios meses después de constelar y no dependerá de una decisión consciente, sino de las tomas de conciencia que se perciben en el proceso terapéutico.

La actitud después de constelar ha de ser de recogimiento y de confianza en la evolución natural de la energía. Cualquier actitud intencionada o de repaso mental de la constelación puede bloquear la evolución de los acontecimientos.

Cada sesión de constelaciones puede variar entre media hora o una hora.

CONTACTA CONMIGO
    ¡ES TU DECISIÓN!    

Gracias por tu presencia en mi web.

Si deseas contactar conmigo para ampliar cualquier información tienes estas dos vías:

       (+34) 675 60 62 16

             

       info@palomasanchezalvarez.es

  • Red NCF
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram

© 2018 Paloma Sánchez Álvarez